Esta suele ser una historia jamás contada, un secreto muy bien guardado o más bien algo que no se va pregonando de lado a lado pues se ha de creer que es muy sencillo ser una chica squirt, que es fácil o que uno se siente superpoderosa la mayoría del tiempo por algo parecido, dado que es ese cliché de las películas porno, y créanme que uno no quiere ser vista como la nena de la película porno (o pensándolo bien: Sí, cuando quieres una noche más salvaje hahahaha). Y aunque me jacto por ser una mujer empoderada hay momentos que aún me generan sonrojo y me ponen en posiciones nada cómodas, no precisamente sexuales, o en términos más colombianos «momentos no tan chéveres».

Para quienes aún no saben que es, Squirt es una palabra anglosajona que se traduce por «chorro». El verbo «to squirt» significa «echar un chorro», hace parte de mi satisfacción sexual. Sin embargo viví momentos que fueron algo limitantes puesto que no era sencillo sentirse cómoda en cualquier cama, y cuando me refiero a cualquier cama no significa el hecho de estar con una u otra persona y así pasarse la vida. Simplemente es el hecho de cuando conectas con alguien, pues estoy en esa época de mi vida en que es más una conexión y energía que meramente un deseo sexual, y no se han abierto caminos para hablar de algo similar, el sexo o acto sexual se convertía en un momento que no sabía si dejarme ir, porque es finalmente eso: el dejarse ir.

Por mucho tiempo, fue algo que ocurrió y no tenía control de ello. De por si, así fue que lo descubrí. Al estar con una persona a la que quería que era mi novio, sin tener idea de lo que nos esperaría, sentimos una humedad demasiado intensa que no paraba y fue como: ¡What! Esto ¿Qué es?, ¿Qué sucedió aquí? Fueron muchas las preguntas que llegaron a mi cabeza y ni siquiera podía medianamente saber. O desinformarme que era, ya que en esa época no veía ninguna película porno y me regía por esa sociedad que te inculca la falsa idea de que las mujeres no ven porno. Para él era toda una locura y fascinación, pero para mí era tener una inseguridad más y miles de dudas puesto que Google no estaba muy al alcance, e ir a una biblioteca para buscar literatura al respecto no era lo que una chica tímida haría. – Sí, fui una persona extremadamente tímida.

Muchos años después, cuando se va dejando los tabúes, cuando volví a estar con una persona con la cual experimente nuevamente esas sensaciones empecé a tener respuesta. Y solo hasta el inicio de comenzar a ser consiente de mí y de aprender a conocerme de múltiples formas, maneras, y dentro de ello a mi cuerpo y sexualidad, fue que logré entender las razones y pude en alguna medida controlar ese hecho, lo cual fue una buena idea al inicio.

Controlar no es del todo satisfactorio o placentero porque al estar con personas con las cuales realmente conectas simplemente quieres fluir, quieres dejarte ir, y tomar un poco de ese narcótico que te llevan a entre la consciencia y subconsciencia, a ese estado de conexión pero a la vez de desconexión, y a diferencia del relato de hombres que ejercen su control para prolongar el acto, en mí el ejercer control era poner una limitante a mi disfrute, a algo que es natural en mí, por solo no pasar una supuesta vergüenza. Porqué sí, sentí vergüenzas que me llevaban a ese pensamiento de – ¡Ojo! ¡Cuidado! Va suceder y estas en una cama ajena, no es tuya, estas con una persona que aún no sabe esto y – bueno, eso de estar mojando una cama que no es la tuya no es chévere.

Finalmente, luego de cohibir mi sexualidad, de juzgarme, de sentirme insegura, comprendí que todo está bien conmigo, que está bien hablar de ello, comunicarlo, tomar cartas en el asunto y anticiparme, o si no hay tiempo para detalles dejar que suceda ese momento de sorpresa para luego reírme en medio de frases como: No es mi responsabilidad secar una cama, mi única responsabilidad es con mi placer y disfrute. Por otro lado, que así como he construido una mejor relación conmigo escuchándome, escuchando mi cuerpo, teniendo claridad en mis pensamientos, la manera de construir una verdadera conexión es a partir de la comunicación y hablando de hasta algo como soy una chica squirt.

También te puede gustar:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: